Sony introduce las líneas de encuadre personalizadas previo pago

sony-lineas-de-encuadre-fotoanalisis-01
sony-lineas-de-encuadre-fotoanalisis-01

Sony ha anunciado una actualización de pago que permitirá a los usuarios de sus cámaras Alpha crear e importar hasta cuatro líneas de encuadre personalizadas, que podrán ayudarles a componer sus imágenes de forma más precisa y consistente. Esta actualización, que tendrá un coste de 149 dólares, estará disponible a partir de marzo de 2024 para la nueva Sony a7 IV, y se espera que se extienda a otros modelos en el futuro.

Las líneas de encuadre son unas guías visuales que se superponen a la imagen en el visor electrónico, la pantalla LCD o un monitor externo, y que sirven para alinear los elementos de la escena, respetar la regla de los tercios, evitar horizontes torcidos, etc. Las cámaras suelen ofrecer algunas opciones de líneas de cuadrícula predefinidas, como las diagonales, los cuadrados o las proporciones áureas, pero la novedad de Sony es que permitirá a los usuarios crear sus propias líneas de cuadrícula a medida, con el color, la forma y la transparencia que deseen, y guardarlas como archivos PNG que podrán cargar en la cámara.

Según Sony, esta función está pensada para satisfacer las necesidades de los fotógrafos profesionales que trabajan en sectores como el retrato, deportes, foto de estudio. Donde se requiere una composición rápida, uniforme y fiable de cientos o miles de fotos. Por ejemplo, se podría crear una línea de encuadre que indique la posición exacta de la cabeza, los ojos o las manos de los sujetos, o que incluya elementos gráficos como personajes, logotipos o marcos.

¿Estamos ante el inicio de una nueva era de micropagos y suscripciones para las cámaras?

Sin embargo, más allá de la utilidad práctica de esta actualización, lo que realmente llama la atención es lo que implica para el futuro de las cámaras y el firmware. ¿Estamos ante el inicio de una nueva era de micropagos y suscripciones para desbloquear funciones a la carta en nuestras cámaras? ¿Tendremos que pagar para acceder a modos de disparo, filtros, perfiles de color o mejoras de rendimiento que ya están integrados en el hardware, pero que el fabricante decide ocultar tras un muro de pago?

No es la primera vez que Sony apuesta por este modelo de negocio. Hace unos años, ofrecía a sus usuarios la posibilidad de comprar aplicaciones para la cámara a través de su tienda PlayMemories, que incluían funciones como el time-lapse, la exposición múltiple o el control remoto. Sin embargo, Sony dejó de incluir el soporte para PlayMemories en sus cámaras en 2016, y este año anunció el cierre definitivo de la tienda de aplicaciones. Con el anuncio de las líneas de cuadrícula, el concepto de cobrar por funciones individuales vuelve a la palestra.

En el ámbito del vídeo, ya hemos visto cómo algunos fabricantes posicionan los complementos de vídeo como una forma de evitar que los fotógrafos paguen por funciones que no necesitan. Panasonic cobró a los usuarios de la GH4 por el V-LogL, Canon cobró a los usuarios de la 5D IV por el C-Log y a los de la EOS R por el stop-motion. Pero no es una práctica habitual para las actualizaciones de fotografía.

La justificación de Sony es que las líneas de cuadrícula personalizadas no son una función que la mayoría de los usuarios vayan a necesitar, y que solo está dirigida a un caso de uso muy específico: el de los clientes comerciales y empresariales. Por tanto, no está privando al usuario medio de nada al cobrar por la función. Pero, ¿aceptamos esta lógica o nos parece una forma de exprimir más el bolsillo de los consumidores?

¿Qué opinas tú?

En Fotoanálisis queremos saber tu opinión sobre esta actualización de Sony y sobre el futuro de las cámaras. ¿Te parece una función útil o innecesaria? ¿Te parece justo o abusivo que se cobre por ella? ¿Crees que este modelo de negocio se extenderá a otras marcas y funciones? Déjanos tu comentario y comparte este artículo con tus amigos fotógrafos.

Esta web utiliza cookies Aceptar Leer más